Ayer estuve hablando un poco sobre la empatía, pero hoy lo vengo a tratar este tema desde otro enfoque y de cómo el caminar por toda una avenida de mi ciudad, me hizo reflexionar sobre que tan empático soy.

Para empezar debemos saber que la empatía, es esa capacidad que tiene el ser humano de ponerse en los zapatos de otra persona, de sentir lo que siente. Suena genial cuando lo dices, pero es algo muy difícil de poner en práctica, incluso para alguien como yo, que se consideraba una persona muy empática desde pequeño, se me ha hecho muy difícil comprender los sentimientos de las personas hoy en día.

Pero bueno, este post no va a tratar de una cátedra de sentimientos sino de una experiencia que comenzó hoy en un banco. Todos sabemos lo molestos que pueden llegar a ser y las interminables filas que sacan de sus casillas hasta a el más paciente. Como ya era costumbre me disponía a visitar dicha entidad financiera para ver si mi tarjeta de crédito había llegado, entonces procedí a hacer mi fila, pero esta vez el ambiente era un poco más tenso y tardaron mucho en atenderme y cuando justo me tocaba, la promotora decidió atender a una persona que no estaba formada, fue entonces cuando un poco disgustado, me quejé con dicha promotora y esta empleada no respondió manera muy amable. Pero, en ese justo instante me llamó otra promotora (la que siempre me había atendido en el banco) y con una sonrisa me dijo “Discúlpala es que está muy estresada” fue entonces que me puse sus zapatos y pensé, a cuantas personas habrá atendido esta mujer hoy. Aunque no es precisamente por esto que se me ocurrió de hablar de este tema.

Como es sabido para muchos, mi ciudad tiene problemas de transporte  y me vi en la necesidad de caminar por la avenida Universidad para llegar a mi casa y dije “wow que pedal tan grande hay que echarle” y fue en ese momento que recordé a cierta persona, que una vez camino todo ese camino para verme, solo porque yo estaba muy molesto y a pesar del esfuerzo que significaba caminar todo ese camino bajo un sol inclemente, lo hizo solamente porque entendía lo molesto y triste que me sentía e intentaba hacer lo posible para cambiar mi humor (y miren que verme molesto es un evento no muy agradable xD)

Entonces me di cuenta el verdadero significado de la empatía, no se trata de hacerse la vista gorda e ignorar los problemas de los demás, sino que es realmente ponerte en sus zapatos y pensar como desde tu perspectiva puedes realmente ayudar a la otra persona a hacer que sus problemas sean cada vez más llevaderos, además de valorar de ser agradecidos con los pequeños esfuerzos de nuestros seres queridos, podemos poner nuestra par13 en la construcción de una mejor relación con la gente que nos quiere y ayudar a construir un mejor país.